Seleccionar página
Si hace unos días os mostramos cómo se podía cambiar y reciclar una puerta con vinilo, hoy queremos seguir mostrando los resultados obtenidos con esta técnica. En este caso partíamos de una puerta de cocina, que da a dos partes de la casa: cocina y comedor.
Puerta original.
La puerta original estaba bastante desgastada, por el uso diario, sobre todo en su parte inferior. Así que era de vital importancia hacer un plan renove y en ImpulsGràfic nos pusimos a hacer una simulación con un dibujo-diseño apropiado para las dos caras de la puerta. En la cara que da al comedor, no debía destacar demasiado y debía quedar acorde con el diseño renovado de la puerta de al lado que os mostramos hace unos días.
Así, optamos por un color en la gama de los marrones-ocres y los dibujos en blanco.

 

Resultado final.
Por la parte de la puerta que da a la cocina, optamos por el mismo dibujo, pero con fondo blanco y los dibujos en negro, con unos colores sin duda acordes con los de la cocina.

 

Resultado final puerta cocina.

El resultado es otro trabajo acabado y un cliente satisfecho; además, aprovechando las puertas originales, ya que creemos y apostamos por el reciclaje.

Con un poco de creatividad podemos tener unas puertas como nuevas, totalmente personalizadas y sin tener que invertir una gran cantidad de dinero en ello.